APROASE
  Aproase
 
 
 
 
 
 
Reportaje al Sr. Carlos Galati en el Suplemento de Seguros de El Observador del 23.12.2011
APROASE, el cliente es cautivo del seguro de vida por saldo de deuda. El Banco central del Uruguay (BCU) debe evitar...
 
 
 
 
REPORTAJE AL SR. CARLOS GALATI EN EL SUPLEMENTO DE SEGUROS DE EL OBSERVADOR ECONOMICO EL 05/08/2011
Reportaje al Sr. Carlos Galati en el suplemento de seguros de El Observador el 05/08/2011 EL BCU DEBE PROFUNDIZAR...
 
Proyecto establece venta de seguros con la presencia del corredor asesor Un proyecto de ley que tramita la Asamblea...
 
REPORTAJE AL SR. CARLOS GALATI EN EL SEMANARIO CRONICAS DEL 01.07.2011
 
 
 
 
Reportaje al Sr. Carlos Galati (Presidente) y al Sr. Eduardo Martoy (Vicepresidente) en el semanario crónicas económicas del 09.01.2011
 
EN OPINIÓN DE LA CÚPULA DIRECTRIZ DE APROASE

Seguro de vida por saldo de deuda en tarjetas de crédito, se impone incumpliendo la norma legal

El presidente de la Agrupación de Profesionales Asesores en Seguros (Aproase), Carlos Galati y el vicetitular de la gremial, Eduardo Martoy, coincidieron en señalar las irregularidades que rodean el procedimiento por el que se impone a los tarjetahabientes, un seguro de vida por el saldo de deuda, que además le cuesta al cliente entre dos y cuatro veces más el valor real de dicha cobertura.

Martoy aseguró a CRÓNICAS que existe una ?falta de respeto a las leyes vigentes? a través de la ?imposición de seguros de vida a los poseedores de tarjetas de crédito?, a quienes las empresas emisoras, ?les avisan que le van a imponer un seguro de vida por el saldo de deuda?. En ese sentido, mencionó que el artículo 22 de la ley de Defensa del Consumidor (17.250), establece que es una práctica abusiva ?enviar o entregar al consumidor cualquier producto o proveer cualquier servicio que no haya sido previamente solicitado?, que es precisamente, ?lo que se hace en este caso?.

?Seguimos viendo que se incumple abiertamente lo que establece una ley, nadie la hace respetar ni actúa de oficio?, se lamentó. Añadió que ?las circulares de esta semana de algunas instituciones financieras hablan que se incorporó el seguro de vida a partir de tal fecha y ya le dan el costo? , consignando que precisamente ese punto también es motivo de cuestionamientos, ?por cuanto los costos son diferenciales entre tarjetas cuando la masa de tarjetahabientes es la misma, al igual que las edades? . ?Así, hay una tarjeta que tiene cientos de miles de clientes que fija el costo del seguro en 4 por mil, un banco fijó un 3 por mil y otro banco puso un 2 por mil?, ejemplificó. Galati intervino para puntualizar que esa oferta del 2 por mil, ?está exactamente en el doble de lo que sería el costo del seguro de saldo de deuda?. Además, calificó ese costo como ?abusivo?, desde que ?en la oferta más baja duplica el costo del seguro?, y que en algún caso, ?el costo es del 400 por ciento?, al margen que el Banco Central autoriza ?hasta el 6 por mil seis veces más- de lo que podría cobrarse por la prima normal?. Adicionalmente, Martoy señaló que la ley citada anteriormente, en su artículo 20 dispone que cuando se realiza una oferta de servicios en este caso un seguro- debe decir ?el nombre de la oferta y domicilio del proveedor del servicio? pero en las referidas circulares ?se dice que es un seguro de vida pero no dicen qué compañía es? y tampoco ?cuál es el domicilio del proveedor?. A modo de resumen, Galati precisó que la visión de la gremial es que el Banco Central ?no hace el control necesario y es permisivo frente a estos incumplimientos que señalamos?. ?Están intentando dinamizar el mercado de consumo con las tarjetas de crédito y por otro lado a ese usuario que tiene poco poder adquisitivo le están encareciendo el producto con la tarjeta y con el seguro? , sentenció.

?Empobrecer a los pobres?

Profundizando en estos conceptos, Martoy sostuvo que hay una política ?sesgada? del equipo económico hacia el sistema financiero, que incluso ha generado discrepancias en la interna del gobierno, al punto que se habla de ?dos equipos económicos, uno astorista y otro mujiquista?. Agregó que esa actitud de las autoridades económicas se ha expresado en una forma poética, diciendo que ?se quiere democratizar el crédito? o ?conseguir la inclusión financiera de la gente? , pero en definitiva ?lo que le están generando son clientes a los bancos para que aumenten su rentabilidad?. ?Filosóficamente, uno puede pensar que es en definitiva, empobrecer a los pobres?, terció Galati. En cuanto a las diferencias del enfoque económico dentro del gobierno, Martoy puso como ejemplo la actitud del presidente Mujica, advirtiendo a la población contra el consumismo mientras que el equipo económico lo alienta a través de la extensión de la tarjeta de crédito.

Otros cuestionamientos

Retomando el enfoque legal, Martoy subrayó que en la ya citada ley de Defensa del Consumidor, el art. 31, inciso h, expresa que es una cláusula abusiva la que establezca que el silencio del consumidor se entenderá como aceptación de cualquier modificación o ampliación de lo pactado por el contrato.

?Es decir que si el cliente no contesta entonces se le incluye, pero si contesta negativamente hay empresas que le obligan a devolver la tarjeta y otras lo dejan sin el seguro. Pero vuelvo a insistir son leyes que se están ignorando?, recalcó.

Como ejemplo de la prioridad que el BCU le asigna a disposiciones que tienen menor jerarquía que la ley, el dirigente citó un ?polémico artículo de prensa?, que informa que ?el diputado Peña quiere proponer una ley que regule la actividad de las tarjetas de crédito? y un funcionario del equipo económico dijo que ?no vale la pena una ley sino que puede manejarse el tema por resoluciones administrativas?, las que ?pueden desecharse fácilmente?. En definitiva, ?se limita totalmente la libertad de elección del consumidor? porque ?en los hechos, no hay libertad, hay imposición?. Martoy aclaró que ?nosotros entendemos que es bueno que se establezca un seguro de vida sobre el saldo de deuda para proteger a la familia? e incluso fue más allá y opinó que ?sería bueno que el seguro cubriera más que el saldo de deuda con la tarjeta? para ayudar a la familia a ?atender otros gastos?. En esa línea, estimó que dicho seguro ?podría contratarse en forma individual? cediendo los derechos a la tarjeta de crédito ?por el límite del monto de la deuda?. Completando el cuestionamiento desde el punto de vista normativo, Martoy recordó la violación que se hace de la ley 15.322 que dispuso que los bancos ?no podrán ejercer otra actividad que no sea la intermediación financiera?, mientras que ?es público y notorio que están vendiendo seguros?. ?Diría que están intentando comercializar seguros, porque por suerte, el mercado todavía cree en el profesional, el corredor que lo asesora y que además, le da más de una opción, mientras que la banca, normalmente, ofrece una sola compañía y un solo producto. Por suerte la sociedad es bastante sabia y ha optado por el corredor, salvo cuando a cambio de un préstamo, el banco le impone un producto que no tiene más remedio que aceptar, porque necesita el dinero?, acotó Galati.

Poco se puede hacer

Consultado ambos dirigentes si la gremial que encabezan no podía iniciar acciones para revertir la situación que cuestionan, reconocieron que están limitados y Galati señaló que por ejemplo, en el Área de Defensa del Consumidor ?solo puede presentarse el que se sienta perjudicado directamente? y no se le permite hacerlo a una entidad, ?aunque pueda representar a una buena parte de la sociedad?. Por su parte, Martoy confesó que ?estamos cansados de golpear puertas? , aludiendo a infructuosas gestiones cumplidas en el Banco Central, en el Ministerio de Economía y en el Parlamento, donde ?hicimos nuestro aporte en este tema? , sosteniendo sobre todo que ?era un disparate fijar el costo del seguro de vida sobre el saldo deudor? y en definitiva el BCU fijó el límite en el 6 por mil que es ?tan alto que los agentes financieros no se animan a adoptar y? por eso ?el cliente tiene que pagar dos, tres o cuatro veces el costo del seguro que le imponen?.